Conoce todos los detalles acerca de la Hiperplasia Benigna de la próstata

Category:
Icon 0
Icon Ago 16, 2021

La próstata es conocida por ser una glándula muy pequeña que se encuentra en el cuerpo de los hombres, se calcula que su tamaño es parecido al de una nuez, dicha glándula se encuentra localizada por debajo de la vejiga, exactamente por la parte delantera del recto, además, esta forma parte del órgano reproductor masculino. La próstata es uno de los órganos más importantes que existen en el cuerpo del hombre, ya que este es el que se encarga de la creación de líquidos hechos con esperma, en otras palabras, este es el órgano que produce el semen del hombre.

En el momento en el que un niño nace, la próstata suele contar con un tamaño más pequeño que el de una nuez, pero esto no es un problema, ya que con el pasar de los años esta va creciendo, especialmente en el proceso de pubertad del niño, el cual es el periodo en el que los niveles de testosterona son muy altos. A pesar de que el crecimiento se ve más que todo en la pubertad, lo cierto es que, esta puede seguir creciendo hasta que el hombre cumpla los 20 años de edad.

La hiperplasia prostática es un problema que suele causar que la próstata se hinche, lo cual provoca que la cantidad de orina disminuya, incluso hasta puede obstruir el flujo de orina, por lo general este problema suele presentarse en los hombres que tienen más de 50 años de edad. La hinchazón de la próstata suele traer consigo una serie de síntomas que afectan de gran manera al cuerpo del hombre a parte del obstruir el flujo de orina, algunas de estas son: las constantes urgencias por ir a orinar, micción habitual de orinar en periodos nocturnos, al orinar la vejiga no suele vaciarse por completo, etc.

¿Cuáles son los tratamientos para reducir el agrandamiento prostático por medio de radiologías intervencionistas?

En la actualidad existe una gran cantidad de tratamientos convencionales que sirven para evitar o reducir el agrandamiento de la próstata, pero en los últimos tiempos se ha optado más por reducir el tamaño de la próstata por medio de radiologías intervencionistas, los cuales sirven para poder ejecutar uno de los tratamientos más efectivos para la hiperplasia prostática, dicho tratamiento es conocido como Embolización de la arteria prostática, aunque la gran mayoría de personas suele referirse a él por medio de sus siglas EAP.

El tratamiento de la EAP es el tratamiento más utilizado por las personas, ya que además de que ayuda a reducir la hinchazón de la próstata, este lo hace de manera rápida y efectiva, permitiendo que así el flujo de orina de la persona que padece de estos vuelva a la normalidad.

La embolización de la arteria prostática es muy conocido por ser un tratamiento que cuenta con una tasa de invasión muy pequeña, incluso también es mucho más cómoda y trae más ventajas a diferencia de las cirugías tradicionales. Entre la gran mayoría de ventajas que trae la EAP, una de ellas es que, este es un tratamiento muy sencillo que no trae ningún riesgo como las cirugías, incluso se considera que este tratamiento no es muy doloroso. Otro punto a destacar de este tratamiento es que, el tiempo de recuperación es muy corto, lo cual es de mucha ayuda ya que disminuye la posibilidad de que se infecte, además, tampoco trae consigo efectos secundarios que interfieran en el ámbito sexual.

Muchos hombres que han estado bajo el tratamiento de EAP consideran que es la mejor opción, ya que los resultados son muy placenteros, especialmente porque este tratamiento no trae ningún efecto secundario al cuerpo. Otro punto a considerar de la EAP es que, una vez terminado el tratamiento, suelen quedar una marca de punción en la ingle o en la muñeca, las cuales demuestran que el hombre realizo este tratamiento.

A pesar de que la EAP no traiga grandes efectos secundarios en el cuerpo del hombre a largo plazo, lo cierto es que a corto plazo si, concretamente las primeras semanas posteriores a el tratamiento, pero estos suelen desaparecer poco a poco, entre dichos síntomas se encuentran los dolores pélvicos, micción frecuente, diarrea, sangre en la orina, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *